Anote que sufro de apegos, que me cuesta desprenderme y que cada despedida es un duelo. Que el otoño llegó y que me esperan doscientos diez días de tonos grises sin el calor del sol. Que a diario muere gente mientras las palabras de amor se congelan en el refrigerador. Escriba que asistí al funeral de cuatro pájaros y de un puercoespín en una carretera y que la esperanza muere de un cáncer que hace metástasis en la espera.