Una frase de Estanislao para aquellos políticos que dicen ser buenos y transparentes, pero que se niegan a responder las inquietudes ciudadanas:

“Preferiríamos que nuestra causa se juzque por los propósitos, y la adversaria por los resultados”.