Siempre he sido muy mala para recordar las fechas dulzura. Ya no recuerdo si este sería nuestro tercero o nuestro cuarto cólico aniversario. Me duele, me duele mucho el vientre, y no sé por qué te lo escribo a vos, precisamente a vos, que sos apenas un muchachito que juega con carritos. Debo estar loca para compartirte estos momentos tan íntimos y dolorosos, estos arrebatos de la naturaleza que salen de mí a rasguños de amor. De amor, mi amor, de amor. Qué dolor.

Diana.